Tenemos varias rutas para que conozcas Villadepera, algunas están señalizadas y otras lo estarán próximamente. Te ayudarán a descubrir nuestra naturaleza y nuestras costumbres.      

Paseo hasta el mirador

Conoce nuestra arquitectura

De Peña Centigosa a Peña Blanca

Camino de la barca

Los chiviteros de la Soliera

Los Pueyos

 

Paseo hasta el mirador

Dificultad:   Baja

Longitud : 1,5 Km ida y vuelta

Uso recomendado:  A pie, en bicicleta o en automóvil


   Esta ruta parte del barrio de Cuesta de Miro, el de menos altitud del pueblo y situado en la parte norte del mismo. Allí un cartel indicador junto a una vieja casa en ruinas nos muestra el comienzo de la misma. 

    Para llegar hasta el mirador, desde el que podremos apreciar una hermosa vista del puente Requejo, no tenemos mas que dejarnos llevar por el mismo camino, sin apartarnos en ningún momento de él.

  

 

   El estado del camino es tal que incluso puede realizarse en coche, cosa que desaconsejamos por completo, pues entonces no podremos disfrutar del placer que se siente al caminar por el sendero, limitado a ambos lados por las típicas paredes que delimitan las cortinas en Sayago y flanqueado  además por encinas, algunas de las cuales son ya centenarias.

 

 

 

 

   A unos 700 metros del punto de comienzo de la ruta, accederemos a una explanada y, tras cruzarla, podremos ver el mirador y sentarnos unos minutos a contemplar el bello paisaje de los Arribes del Duero con el majestuoso puente al fondo.

    Ya de regreso al pueblo, a la derecha del camino y cerca del punto de partida, podremos   saciar nuestra sed con el agua de una de las numerosas fuentes que inundan el término de   Villadepera, fuente que si no nos hemos fijado bien tal vez se nos pasó inadvertida en el camino de ida. Esta fuente se conoce con el nombre de fuente de los Barreros.


 

  Conoce nuestra arquitectura

Dificultad:   Baja

Longitud :   2 Km aprox.

 Uso recomendado:  A pie 


En esta ruta podrás conocer todos los elementos de la arquitectura tradicional que se encuentran dentro del casco urbano.

   Con un recorrido circular, la ruta nos lleva por los Barrios del pueblo donde te encontrarás paneles explicativos de los elementos más importantes. Además el folleto "Villadepera, Perla de Sayago, Perla de la tradición" te ayudará a entender mejor nuestra cultura y tradición. Si nos visitas pídelo en el Ayuntamiento o en cualquiera de los bares de la localidad.

 

Pincha sobre el plano para obtener más información sobre cada elemento de nuestra arquitectura tradicional.


 

 

 

  De Peña Centigosa a Peña Blanca

 
Dificultad:   Media

Longitud :  7,5 Km aprox.

Uso recomendado:  A pie 

  Bordeando las cortinas y sus paredes, podremos disfrutar del Río Duero, de las Arribas, de la flora y fauna que integran este fabuloso paisaje. Existe un folleto con toda la información de la ruta, pídelo en el Ayuntamiento o en cualquiera de los bares de la localidad.

Parte de la ruta discurre a la vista del impresionante tajo que forma el Río Duero, en su discurrir hacia tierras lusas. Esta peculiar formación, común a todo el Parque Natural, proporciona un microclima diferente al del resto de la comarca de Sayago. Da así cobijo, a una gran variedad de animales y plantas, que disfrutan de la tranquilidad que necesitan para vivir en estas agrestes laderas.

   La ruta comienza en la Plaza de Villadepera, siguiendo la indicación tomaremos la Cañadica, camino encementado que nos llevará al camino del Mirador de Peña Centigosa. Desde allí podremos visitar primero el Molino del Cubo, tomando el sendero que sale a la izquierda, para luego, tras disfrutar de la vista del Mirador, continuar por el sendero de la derecha,  hacia Peña Blanca. Una pista de tierra nos devolverá al pueblo por el barrio de las Escabadas.

 

   Seremos acompañados por encinas, carrasqueros, escobas, cantuesos, tomillos... que nos inundarán con sus aromas y colores.

 

   Las aves serán otras compañeras en nuestro caminar. Las pequeñas Currucas, la inconfundible Abubilla, la Oropéndola con su aflautada voz, el Roquero solitario con su llamativo color azul, la majestuosa Águila Real, el blanquinegro Alimoche, el Buitre leonado, la esquiva y solitaria Cigüeña Negra... son solo una pequeña muestra de la variada avifauna que existe y que puedes ver.

 


 

 

Ruta Camino de la Barca

 
Dificultad: Baja, pero la subida puede resultar dura.
Longitud: 4'5 km
Uso recomendado: A pie

Antes de existir el Puente de Requejo el único paso hacia la vecina comarca de Aliste era una barca. Esta atravesaba el río Duero guiada por un barquero que llevaba a personas y cargas de una orilla a otra. 

wpeB.gif (132822 bytes)

    Bajando por la carretera tomaremos, sin salir del pueblo, el último camino que parte a la izquierda. La ruta está indicada con señales de madera con flechas amarillas que te llevarán por caminos bordeados de encinas. Tras dejar atrás algunas viñas comienza el descenso hacia el río. Enfrente, en la otra orilla, veremos el camino que baja desde Pino y que llevaba hasta el otro embarcadero que como este, descansa bajo las aguas embalsadas.


 

 

Los chiviteros de la Soliera

 
Dificultad: Baja
Longitud: 5 km ida y vuelta
Uso recomendado: A pie y en bicicleta

Esta ruta nos permitirá conocer parte de la arquitectura tradicional asociada a la vida del pastor. Veremos casetos de pastor, chiviteros y majadales. Pero también disfrutaremos de unas inmejorables vistas de los arribes y de toda la fauna y flora arribeña.  

wpe26.gif (115340 bytes)    Partimos del Barrio de las Escabadas por el camino de las Roderas. Entre viñas avanzaremos hasta que el camino se acaba. Avanzando unos pasos más llegaremos al primer caseto de pastor, escondido tras unos carrasqueros (pequeñas encinas). Ahora solo tienes que buscar el resto de construcciones. Existen más que las señaladas en el mapa, por lo que no te resultará difícil encontrarlas.

 

Los Pueyos

 
Dificultad: Media
Longitud: 10 Km aprox. ida y vuelta
Uso recomendado: A pie

    Los arribes alcanzan su máxima expresión en los cortados verticales de Los Pueyos. Están algo alejados del pueblo, pero merece la pena observar el río desde este mirador natural. Hay que tener mucha precaución al asomarse.

 

mapa pueyos.jpg (23089 bytes)  

    Partimos de la Fuente de la Rana para seguir por el camino más ancho y marcado con balizas rojas y blancas hasta llegar a un alto donde hay un cruce de caminos y la tierra es rojiza y arcillosa. Desde aquí se ve un bosque de encinas al fondo (el Carrascal). Nos dirigimos hacia este bosque por una pronunciada bajada. Hacia la mitad sale un camino a la derecha que tras cruzar el arroyo se convierte en un sendero llamado El Camino Nuevo que continúa bordeando, primero el arroyo y después el río, hasta llegar a Los Pueyos.

   Puedes volver desandando el camino o por la parte alta pasando por El Carrascal, hasta cruzar de nuevo el arroyo donde vuelves a retomar el camino de ida.


RECOMENDACIONES PARA TODAS LAS RUTAS
  • Disfruta del silencio de la zona protegida, si gritas o haces mucho ruido las posibilidades de observar aves y otros animales serán escasas.

  • Si quieres dejarnos un recuerdo, por favor, que no sea tu basura. Utiliza los contenedores del pueblo.

  • Ten cuidado con las piedras y algunas plantas, se vuelven muy resbaladizas cuando están húmedas, y también cuando están muy secas.

  • No te olvides de llevar agua para beber, sobre todo en los meses de calor.  

Respetar la cultura  y tradición de un pueblo es respetarte a ti mismo.